menú
Inicio / Bupa en Acción / Noticias /

Cómo convivir con una persona que sufre Alzheimer

Los cuidadores son el pilar fundamental

Cómo convivir con una persona que sufre Alzheimer

En el Día Mundial del Alzheimer, el doctor Graham Stokes, experto internacional de Bupa, entrega recomendaciones para que quienes cuidan o viven con personas con pérdida de memoria logren una comunicación efectiva, reduciendo sentimientos de temor e inseguridad.

Imagen foto_00000003

Actualmente, hay más de 46 millones de personas en el mundo que viven con demencia y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta cifra aumentará a 131,5 millones a 2050. Pero, ¿qué es realmente? La demencia es un término amplio, que describe un conjunto de síntomas que se desarrollan como resultado de un daño cerebral, entre los cuales el Alzheimer –enfermedad mental progresiva que provoca la pérdida de memoria– es el padecimiento más común.

"La demencia es progresiva e irreversible, y afecta mayoritariamente a personas mayores de 60 años, pero también puede desarrollarse en hombres y mujeres más jóvenes. En las etapas más avanzadas, quienes padecen esta condición se tornan incapaces de realizar sus rutinas diarias y no pueden comprender el mundo que los rodea, necesitando cada vez más apoyo y atención", comenta el director global para el cuidado de la demencia de Bupa, Graham Stokes, quien estuvo en el país en mayo pasado.

Al respecto, el profesor Stokes entrega cinco consejos que buscan ayudar a aquellas personas que tienen a su cuidado a alguien con demencia, ya que, según el especialista "interactuar con alguien que vive con pérdida de memoria puede ser un verdadero desafío, ya que dicha condición implica que al afectado le es más difícil acordarse de cosas, pensar con claridad, comunicarse fácilmente o cuidarse". Además, es enfático en señalar que el enfoque y los cuidados "se deben centrar en la persona y no en la condición, escuchando y pensando en ella para satisfacer sus necesidades de la forma en que desean".

El primer consejo es "eliminar las distracciones y ruidos de fondo que provienen de artefactos como un televisor o radio, ya que para las personas con demencia es más fácil comprender conversaciones uno a uno que en grupo".

Una segunda recomendación es "hablar lentamente, usando frases cortas y palabras simples. Después de una pausa, contar en silencio hasta diez segundos y esperar a que la persona procese lo que se le ha contado", explica el profesor Stokes.

Un tercer y cuarto consejo son realizar preguntas cerradas, es decir que la respuesta implique un "sí" o un "no" como respuesta, y nunca decir "ya se lo dije", porque esto puede angustiar a la persona y no aporta en nada a la relación.

Finalmente, el experto recomienda utilizar el lenguaje corporal para comunicarse. Para esto, Stokes propone mirar de cara a la persona y usar su nombre, agregando que "el contacto visual muestra que está escuchando y al usar un tono amable puede ayudar a la persona a relajarse, además, es importante recordar que una sonrisa puede ser contagiosa y que el contacto físico, como tomar la mano, puede transmitir tranquilidad".

¿Existen maneras de identificar los inicios de la demencia en una persona?
Según el experto del grupo de salud Bupa, hay cinco señales que nos pueden ayudar a identificar si alguien está comenzando a desarrollar demencia. La primera es la "pérdida de la memoria como un olvido inusual". Al respecto, Graham Stokes manifiesta que "todo el mundo puede olvidar sus llaves o extraviar su teléfono de vez en cuando, pero las señales que hay que detectar son los olvidos extraordinarios, como sentirse desconcertado en lugares recurrentes, olvidar el nombre de un vecino conocido o no reconocer a personas con las que habitualmente se tiene contacto".

Un segundo comportamiento típico y sintomático del inicio de esta patología se produce cuando ciertas personas se enredan con las palabras y, en consecuencia, les es más difícil encontrar las conexiones correctas al momento de armar una frase, cometiendo errores frecuentes en el habla. Asimismo, Stokes indica que si, por ejemplo, alguien queda desconcertado al momento de tener que poner la mesa por tener las dos manos ocupadas, es una tercera señal clara de inicios de demencia".

Por otra parte, cuando las personas tienen un aumento consistente en los niveles de ansiedad, se alteran con mayor facilidad, parecen distraídas o se distancian de sus actividades sociales, constituyen un cuarto rasgo que puede ser asociado a un desarrollo de pérdida de memoria.

Finalmente, un quinto factor que el especialista de Bupa considera como un posible comienzo de demencia es cuando "acciones tan rutinarias como el pagar las cuentas mensuales, implican un esfuerzo adicional para poder mantener el orden y la concentración".

Respecto a lo anterior, Graham Stokes comenta que si una persona siente que está experimentando alguna de las cinco señales antes mencionadas "puede estar frente a una señal de advertencia, por lo que debería buscar la asesoría de un profesional de la salud. Esto, porque mientras antes se diagnostica, mejor será la calidad de vida para quienes viven con esta condición".

Demencia en Chile
En el marco del estudio mundial "Actitudes hacia el envejecimiento" llevado a cabo por Bupa, se realizó la versión local de la encuesta "Envejecer en Chile 2106", que reveló que al 82% de los chilenos les preocupa desarrollar algún grado de demencia a medida que envejecen y que a un 86% le inquieta que algún cercano la padezca. Sin embargo, un 48% admitió no saber mucho sobre esta enfermedad ni sobre sus causas.

La felicidad fue otro de los temas abordados por el estudio. En esta materia, se les preguntó a los chilenos sobre los aspectos que ellos consideraban más relevantes para tener una vida feliz a medida que envejecen. Al respecto, la gran mayoría (90%) manifestó que gozar de una vida saludable es fundamental para tener una vida con alto grado de felicidad.

Finalmente, las consideraciones más relevantes, según los más de 1.000 encuestados, fueron tener estabilidad financiera, con un 82%, vivir en su propia casa (78%), vivir cerca de familiares y amigos (75%), y contar con un buen estado físico (72%). Con menores porcentajes fueron tomados en cuenta ítems como la vida social activa (62%) y tener vacaciones y tiempo libre (54%).

  1. Reducir los ruidos de fondo.
  2. Hablar lentamente y articular bien las palabras.
  3. Hacer preguntas cerradas.
  4. Nunca decir 'ya se lo dije'.
  5. Pensar en el lenguaje corporal.

5 señales que permiten detectar tempranamente la demencia

  1. Pérdida de la memoria como un olvido inusual.
  2. Tropezar con las palabras.
  3. Dificultad al cumplir tareas comunes.
  4. Cambios repentinos en el humor.
  5. Dificultad con mantenerse al día con tareas rutinarias.